WAI2 Bertsio erabilerraza
Arditurri - Meazuloetan barrena
Aiako Harria
Parke Naturala
Interpretazio Zentroa- Parketxea
Nola iritsi
Arditurri meategia
Formazio geologikoa
Meatze-ustiapenaren historia
Ateratako meak eta ustiaketa sistema
Meazuloak
Kanpo-ustiapena
Bisitak
Oinarrizko bisita
Meategia sakonean
Tren berdea + Oinarrizko bisita + Museoak
Talde bisita egokituak
Ordutegi, prezio eta baldintzak
Erreserbak
Sarrera salmenta
Ingurunea
Aisiarako kanpo-eremua
Ibilaldiak
Interesgarria
Argazkiak
Prentsa-aretoa
Kontaktua
Estekak
Oiartzungo Udala
Gipuzkoako Parketxe Sarea
Oarsoaldea Eskualdea
Gipuzkoa Turismoa
Luberri Ikasgune Geologikoa
Herri Musikaren Txokoa
Arritxulo Udal Mendi Aterpea
Arnaoko Meatze Museoa (Asturias)
Lotura interesgarriak
Kontratatzailearen profila
Kontratazioen barne araudia


letra-tipo txikitu letra-tipo haunditu

 HISTORIA DE LA EXPLOTACIÓN

Vísta Aérea
Las minas de Arditurri se encuentran en las entrañas del impresionante macizo granítico de Aiako Harria, en la localidad de Oiartzun (Gipuzkoa). Su explotación se remonta a la época del Imperio Romano. No obstante, restos encontrados en el entorno de la mina apuntan que la actividad podría haber comenzado tiempo atrás.


Probablemente, los hombres de la Edad del Hierro fueron los primeros en explotar las vetas de mineral. La explotación minera de Aiako Harria se basaba en la extracción de galena argentífera, para la obtención de plata
La extracción del hierro en este periodo, que generó numerosas ferrerías a lo largo de los cursos de las regatas y ríos de la comarca. Los romanos apenas se habían interesado por este material, con lo cual las reservas de este abundante mineral en Aiako Harria se encontraban prácticamente intactas.
Tras un tiempo de inactividad, a finales del siglo XVIII, la familia Sein, de Oiartzun, se encargó de poner nuevamente en explotación las minas, para obtener plata y plomo. El ingeniero alemán Juan Guillermo Thalacker vino comisionado por Carlos IV para inspeccionar los trabajos que realizaba Sein.
En 1830, la Compañía Guipuzcoana de Minas comenzó a explotar Arditurri, entre otros cotos mineros. Se ampliaron las galerías de explotación, destruyendo, en este proceso, buena parte de los vestigios de épocas anteriores.
Entre 1902 y 1904 la Compañía Chavarri Hermanos de Bilbao, que tenía altos hornos en Sestao (Bizkaia), se hizo con la concesión de hierro y construyó el ferrocarril. En la actualidad, el antiguo trazado trazado constituye la Vía Verde de Arditurri o bidegorri, un sendero al que sólo pueden acceder peatones y ciclistas. A mediados del siglo pasado, surgió un gran interés por la fluorita y las minas experimentaron una notable modernización.
La actividad en el coto de Arditurri finalizó en 1984 y su licencia de explotación caducó en 1985. Sin embargo, en 1983, antes del cierre definitivo de las minas, el Centro de Estudios e Investigaciones Histórico Arqueológicas Arkeolan www.arkeolan.com comenzó una serie de prospecciones arqueológicas.
Tras el cierre de las minas de Ardituri y Otsamantegi, se realizaron una serie de investigaciones, diagnosis, proyecto y trabajos para solucionar los problemas medioambientales derivados de la explotación minera (presencia de minerales pesados en el río, residuos…).
En la primavera de 2007 fue aprobado el proyecto de puesta en valor del coto minero y comenzaron las obras de adecuación de la galería de 800 metros de longitud El coto minero de Arditurri es visitable desde junio de 2008.


Hasiera | Kontaktua | Orria Gomendatu | Hasierako orri gisa jarri | RSS RSS  | Erosketa-otarrea | Web-aren Mapa
Eusko Jaurlaritza
Gipuzkoako Foru Aldundia
Oiartzungo Udala