WAI2 Bertsio erabilerraza
Arditurri - Meazuloetan barrena
Aiako Harria
Parke Naturala
Interpretazio Zentroa- Parketxea
Nola iritsi
Arditurri meategia
Formazio geologikoa
Meatze-ustiapenaren historia
Ateratako meak eta ustiaketa sistema
Meazuloak
Kanpo-ustiapena
Bisitak
Oinarrizko bisita
Meategia sakonean
Tren berdea + Oinarrizko bisita + Museoak
Talde bisita egokituak
Ordutegi, prezio eta baldintzak
Erreserbak
Sarrera salmenta
Ingurunea
Aisiarako kanpo-eremua
Ibilaldiak
Interesgarria
Argazkiak
Prentsa-aretoa
Kontaktua
Estekak
Oiartzungo Udala
Gipuzkoako Parketxe Sarea
Oarsoaldea Eskualdea
Gipuzkoa Turismoa
Luberri Ikasgune Geologikoa
Herri Musikaren Txokoa
Arritxulo Udal Mendi Aterpea
Arnaoko Meatze Museoa (Asturias)
Lotura interesgarriak
Kontratatzailearen profila
Kontratazioen barne araudia


letra-tipo txikitu letra-tipo haunditu

 SIGLOS XVIII Y XIX: EL PLOMO


En 1794, Juan Antonio Sein, vecino de Oiartzun, retomó la explotación de las minas con la idea de obtener plata y plomo. Fue entonces cuando gran parte de las minas romanas fueron redescubiertas, por casualidad, con motivo de las explotaciones llevadas a cabo por Juan Guillermo Thalacker, el ingeniero alemán contratado por la familia Sein comisionado de Carlos IV.

Seguramente, el plomo fue el mineral más explotado durante gran parte del siglo XVIII y del XIX, aunque la obtención de hierro también fue importante.

Asociado a la extracción del plomo (sulfuro de plomo) y galena, se obtenía también la plata, ya que la galena, además de impurezas, contiene un rentable porcentaje de mineral de plata.

El plomo fue utilizado principalmente para aleaciones de bronce (cañerías y conducciones) para fabricar proyectiles de uso militar, como componente para la fabricación de artefactos de pesca y también en la composición de determinados tipos de pintura o esmaltes cerámicos.



Hasiera | Kontaktua | Orria Gomendatu | Hasierako orri gisa jarri | RSS RSS  | Erosketa-otarrea | Web-aren Mapa
Eusko Jaurlaritza
Gipuzkoako Foru Aldundia
Oiartzungo Udala